Felicidad y traducciones juradas digitales

Que levante la mano la traductora jurada a la que no se le haya acabado la tinta de la impresora en el momento más inoportuno. Traducciones juradas digitales al rescate.

Las traducciones juradas en papel, a pesar de que pueden resultar muy vistosas, sobre todo dependiendo de las filigranas y elementos de seguridad que podamos añadir, dan más quebraderos de cabeza de lo que se cree, tanto a clientes como a traductoras juradas.

Las traducciones digitales no solamente son beneficiosas para los clientes, también son prácticas para los traductores jurados.

✨✨✨

Historia de las traducciones juradas digitales



La historia de este tipo de traducciones es bastante breve en España.

A pesar de que a partir del año 2015 la comunicación con la Administración Pública se hace habitualmente de forma telemática y de que este tipo de comunicación era obligatoria para un gran número de ciudadanos desde 2016, como explican nuestros compañeros de Traducción Jurídica en esta completa publicación sobre traducciones juradas digitales, la OIL (Oficina de Interpretación de Lenguas) solo autorizó el uso a partir del inicio de la pandemia, es decir, el 6 de abril del 2020.





Ventajas de las traducciones juradas digitales

Pensando, pensando, he decidido que nos ofrecen ocho ventajas principales, tanto a nuestros clientes como a nosotros, como traductores jurados.

Las indico a continuación, sin ningún orden específico:

  1. Rapidez: el formato digital nos permite eliminar el tiempo que se dedicaba a la impresión de la traducción jurada y, además, los días del envío (incluso por mensajería). Esto es conveniente tanto para los clientes como para los traductores.

  1. Ecología: el formato digital ahorra recursos, papel y tinta, además del gasto energético y de desgaste con el uso de la impresora. En estos momentos de crisis climática, es un punto muy importante que tener en cuenta, como llevan advirtiendo los pies de mensaje de muchos correos electrónicos durante años.

Rapidez y ahorro de recursos

  1. Reutilización: esto nos quita algo de trabajo a los traductores jurados, pero a los clientes les viene estupendo. Mientras que las traducciones en papel solo sirven una vez, las traducciones juradas digitales (a menos que la documentación tenga plazos de validez específicos, como en el caso de los certificados de matrimonio) pueden utilizarse en distintas ocasiones, siempre que el cliente recuerde dónde ha guardado el archivo, claro :-).

  1. Eliminación de las limitaciones geográficas: las traducciones juradas digitales nos permiten eliminar la entrega en persona de los documentos en papel, sino que pueden enviarse por medios electrónicos. Por eso ya no es absolutamente necesario acudir a la oficina del traductor a llevarle los documentos ni acudir a recoger allí la traducción… y nuestro traductor puede estar al otro lado del mundo, sin que ello influya en los plazos de entrega.

Muestra un mapa del mundo en tonos marrones, para resaltar que las traducciones digitales nos permiten eliminar las limitaciones geográficas.

  1. Simplificación del proceso posterior a la traducción: el proceso de traducción se hace con el mismo cuidado, pero las traducciones juradas digitales permiten eliminar los pasos adicionales posteriores (impresión, preparación para envío y envío por correo postal o mensajería).

  1. Simplificación del proceso con la Administración: ya no hace falta hacer cola ni concertar cita o acercarnos a las oficinas del Gobierno o de la Universidad para presentar nuestra traducción jurada en papel. Con las traducciones juradas digitales podemos hacer todo tipo de trámites desde la comodidad de nuestro hogar (si tenemos acceso a Internet) o desde alguno de los puntos preparados para ello.

Simplificación, sencillez.

  1. Menor coste: dado que no hace falta imprimir ni enviar documentos por mensajería, es obvio que se ahorra el coste del envío y de todos los materiales necesarios para ello.

  1. Facilidad de adaptación y corrección: una traducción jurada digital resulta más fácil de modificar si, por ejemplo, se ha añadido una nota al certificado de nacimiento o al registro de una empresa en el Registro Mercantil.

Proceso para las traducciones juradas digitales

El proceso de traducción en el caso de las traducciones digitales se diferencia del proceso para traducciones en papel en algunas cosillas:

  • Entrega del original: como dije antes, el original ya puede enviarse con facilidad por correo electrónico, WhatsApp, Telegram o cualquier otro medio electrónico a nuestro alcance. Siempre hay que intentar que lo que se envía esté lo más nítido posible, claro (no queremos una traducción llena de «ilegible en el original» ni de «borroso en el original»), pero una simple fotografía puede servir como punto de partida para que la traductora prepare el presupuesto y calcule el coste de la traducción.

  • Concreción de las condiciones: hay que dejar muy claro precios y plazos. Dado que en muchas ocasiones se trata de presentar documentos para algún trámite administrativo y para presentar junto con otros (juicios, adopciones internacionales, visados, por ejemplo), las traductoras siempre intentamos encajar los proyectos de modo que nuestros clientes tengan las traducciones juradas (digitales o no) que necesitan con bastante antelación.

Importante: precios y plazos.

  • Traducción, dudas, revisión: la parte central de nuestra labor —traducir el documento, asegurarnos de que la terminología es correcta y de que el documento traducido dice lo mismo que el original— es básicamente la misma en las traducciones juradas digitales que en las traducciones juradas en papel.

  • Formato, jurado de la traducción, documento final: intentamos que el documento traducido sea lo más legible posible y que se parezca un poco al original de forma que la persona o el organismo ante la que vaya a presentarse la traducción jurada digital puedan compararlos con facilidad y de ese modo estén bien dispuestos para nuestros clientes. También hay que preparar con cuidado el documento para que cumpla las condiciones de las traducciones juradas, es decir, firma, fecha y sello donde corresponda, fórmula de certificación y, en caso de que sea una traducción al inglés, por ejemplo, la traducción de la fórmula a ese idioma.

Impresora abandonada por hacer traducciones juradas digitales

  • Entrega y pago de la traducción: aunque he puesto aquí el pago, la verdad es que en muchas ocasiones el pago de las traducciones juradas digitales se hace por adelantado (utilizando el método de pago que se prefiera y esté disponible). La entrega suele hacerse mediante un envío por correo electrónico y de allí los clientes suelen enviar las traducciones lo antes posible a los diversos organismos.

Como se ve, el proceso de las traducciones juradas digitales es similar, aunque algo más sencillo, al de las traducciones juradas en papel.

Creo sinceramente que merece la pena impulsarlas siempre que se pongan a disposición de los ciudadanos que pudieran tener algún problema con ellas (por edad avanzada, por no tener acceso a las herramientas necesarias o por desconocimiento), de los medios públicos adecuados que les permitan hacer uso de ellas, de forma que esta herramienta no se convierta en otro medio de desigualdad ni fuente de dificultades añadidas.

Infografía resumen del artículo

Powered By EmbedPress

¿Tiene entre manos algún proyecto de traducción que le gustaría comentar?

 

Deja un comentario